El Gobierno central asigna 73,8 millones a la Región de Murcia para reforzar la Educación

La Región de Murcia asumió las competencias de Educación hace 21 años, mediante el traspaso realizado por el Real Decreto 938/1999, en tiempos de Aznar y Valcárcel. Desde entonces, toda la gestión de la enseñanza no universitaria en todas las etapas educaticas, su presupuesto, sus centros y el personal docente corresponden en exclusiva al Gobierno regional.

En consecuencia, la financiación de la Educación en la Región de Murcia se realiza con cargo al Presupuesto general de la Comunidad Autónoma. Sin embargo, dadas las excepcionales circunstancias que estamos atravesando por la pandemia de covid-19, el Gobierno de España ha habilitado un fondo estatal extraordinario, dotado con 2.000 millones de euros, que se ha distribuido entre las Comunidades Autónomas en función de su población escolar, con el fin de financiar los gastos extraordinarios requeridos para garantizar una vuelta a las aulas segura para profesores y alumnos. A la Región de Murcia le han correspondido 73,8 millones de euros.

A diferencia de otras Comunidades Autónomas, la Región de Murcia no ha anunciado fondos propios extraordinarios para hacer frente a la contratación de profesorado.

Sin medios telemáticos

A pesar de disponer de 7 millones del Estado para el programa Educa en Digital, el Gobierno regional tampoco ha dotado a los centros de los medios telemáticos necesarios para seguir las clases en caso de cumplir cuarentena, cuando toque faltar a clase por las rotaciones impuestas por la Consejería, o si, llegado el caso, hubiera cierre del centro o nuevos confinamientos.

Es el caso de los cinco municipios donde el inicio de las clases presenciales se ha retrasado por haber una mayor incidencia del virus.

En marzo la pandemia pilló a todas las instituciones y a toda la sociedad desprevenidos. Hubo que improvisar en los centros educativos y los docentes, los alumnos y sus familias hicieron lo que pudieron, que fue bastante, con los medios disponibles en ese momento. Pero seis meses después, con todo un verano de por medio para preparar el nuevo curso y con casi 74 millones de euros extra del Estado, cuya disponibilidad se conocía desde julio, la Consejera de Educación no tiene excusas para haber organizado tan mal y con tan poco antelación el inicio del curso.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea Regional y desde los Ayuntamientos gobernados por el PSOE se han venido reiterando tanto advertencias como ofrecimientos de colaboración al Gobierno regional para organizar una vuelta al colegio segura.

Ya el 17 de agosto, el diputado regional socialista Antonio José Espín advirtió que “a falta de dos semanas para reabrir los colegios, el ejecutivo regional sigue sin planificar el inicio del curso y pretende trasladar todas sus competencias al Gobierno de España, en un intento desesperado de que este haga su trabajo.”

Es especialmente preocupante que en un asunto tan sensible como la Educación de los niños y jóvenes, el Gobierno regional se muestre tan irresponsable y tan incompetente.