Miras hace pagar a la hostelería su fracaso en prevención y planificación

La diputada del Grupo Parlamentario Socialista Carmina Fernández ha denunciado que el Gobierno de López Miras criminaliza al sector hostelero para tapar su incapacidad y falta de previsión en atención primaria, rastreadores y política sociosanitaria, necesaria para proteger a la ciudadanía.

Ha insistido en que el sector está al límite, por las medidas y actuaciones improvisadas y sin suficiente estudio que ha adoptado el Gobierno regional. “La incapacidad e improvisación del Ejecutivo regional está hundiendo a miles de empresas y van a dejar en el paro a muchos trabajadores de esta Región”, ha afirmado.

En este sentido, el PSOE ha presentado en la Asamblea Regional una moción en la que solicita al Gobierno regional un plan de rescate para la hostelería, un sector clave para la recuperación económica y del que viven miles de familias. “Pediremos también el informe epidemiológico en el que se apoyan las últimas restricciones a la hostelería adoptadas por la Consejería de Turismo”.

Fernández ha recordado que el Gobierno de España y otras comunidades, como Baleares, Canarias o la Comunidad Valenciana, desde el mismo momento de la declaración del estado de alarma, acompañaron y pusieron a disposición de los trabajadores y las empresas programas de apoyo, además de movilizar recursos públicos para apoyar al sector y al empleo.

La diputada socialista ha criticado que el Ejecutivo de López Miras, en plena crisis sanitaria, ha seguido bajando los impuestos al juego y, sin embargo, no ha tomado medidas ante la grave situación en la que se encuentra la hostelería.

“No se han buscado ni estudiado alternativas a las medidas restrictivas ni se han articulado ayudas ni para el ocio nocturno, que está cerrado, las barras cerradas, los aforos reducidos o los eventos limitados a 30 personas, mientras los gastos fijos no se han reducido y las pérdidas del sector son insostenibles para los negocios. La situación no se ha gestionado igual en otras comunidades autónomas”.

Ha reiterado que las ayudas anunciadas por López Miras son improvisadas, absolutamente insuficientes y no sirven para paliar los daños ocasionados al sector. “Si todos los que han sufrido pérdidas las solicitan, apenas llegarán a 700 euros por negocio”.

El sector necesita de manera urgente un plan de rescate serio, completo y responsable, en vez de ocurrencias e improvisaciones.